Psicología y alto rendimiento

PSICOLOGÍA Y ALTO RENDIMIENTO DEPORTIVO

Psicología y alto rendimiento

Psicología y alto rendimiento

Hoy vamos a hablar de psicología y alto rendimiento.

Para ello, tenemos que comenzar, como se hace obligado, con Miroslav Vanek.

Veamos por qué.


El psicólogo Miroslav Vanek

En 1968, la delegación nacional de los juegos olímpicos contó entre sus filas, por primera vez en su historia, con un psicólogo; el checo Miroslav Vanek.

Si bien, antes que él, ya se aplicaban estudios psicológicos que concentraban su interés en la tensión previa a la competición, midiendo el nivel de activación del atleta, así como en el control de la atención y la capacidad de concentración antes del inicio de cada prueba, fue Vanek quien cambió las cosas en lo tocante a la relación entre psicología y alto rendimiento.

Vanek aplicó un entrenamiento modelado sistemático que se extendió por el mundo por su efectividad.

Introdujo, de forma gradual, «variables técnicas, tácticas y ambientales en la situación de entrenamiento, de manera que este se asemejase, cada vez más, a las condiciones que el deportista encontraría en la competición real, y, de esta forma, fuera capaz de afrontar el estrés de la misma»[1].

En otras palabras, el cerebro no distingue realidad de fantasía y cuanto más se asemeje el entorno, ya sea físico o el vivido en la mente, a aquel en el que competiremos, tendremos mayores posibilidades de éxito.

El cerebro no distingue realidad de fantasía y cuanto más se asemeje el entorno, ya sea físico o el vivido en la mente, a aquel en el que competiremos, tendremos mayores posibilidades de éxito.

Es lógico, pues de un modo u otro, el cerebro ya se habrá enfrentado a la situación real en otras ocasiones, al menos así lo percibirá el mismo.


El Instituto de Cultura Física de Leipzig

En la RDA, a finales de los años 60, el Instituto de Cultura Física de Leipzig, dirigido por Paul Kunath, contaba con un grupo experimentado de psicólogos que acompañaron a sus equipos en las olimpiadas.

Estos habían establecido pruebas y métodos de entrenamiento psicológico en los que sometían a los deportistas a pruebas de ejecución psicomotora, concentración y habilidad mental, así como a la aplicación de test específicos para deportistas de alta competición.

Estaban introduciendo la atención plena y los factores psicológicos en el entrenamiento de los deportistas de alto rendimiento.

Lo hacían por una razón evidente: este entrenamiento estaba dando resultados reales.


El desarrollo del potencial humano en el culturismo

Psicología y alto rendimiento

Entre los pioneros de la conexión entre psicología y alto rendimiento, destacamos también a Michael Murphy, esta vez dentro del mundo del culturismo.

Michael Murphy, fundador del Esalen Institute para el desarrollo del potencial humano[2], apostó por la aplicación del Yoga, la atención consciente y las artes marciales en el culturismo, estableciendo cuatro directrices:

  • Primero: «incorporar al entrenamiento la atención potenciada por la meditación».
  • Segundo: «desarrollar la flexibilidad al estilo del hatha yoga y las artes marciales».
  • Tercero: «abrir la percepción extrasensorial generada por una práctica transformativa intensa, lo que Murphy denomina “clarividencia interna”».
  • Cuarto: «emplear las técnicas de visualización de los yoguis y artistas marciales».

Casi nada. El culturismo introduciendo técnicas de alta concentración, como la meditación, y de visualización en la imaginación.


Silicon Graphics. La conexión entre psicología y alto rendimiento deportivo en la empresa

El ámbito corporativo, consciente del impacto que tenía la visualización y otras técnicas que conectaban psicología y alto rendimiento deportivo, se puso en marcha.

Así, Edward McCracken, ex director general de Silicon Graphics, abogó por la meditación cotidiana como la herramienta fundamental que debe emplear todo ejecutivo para desarrollar una capacidad instintiva que le lleve a tomar decisiones de forma exitosa[3].

La razón de esta necesidad imperante se debía a que un directivo tiene que tomar muchas decisiones rápidas sin posibilidad de analizar toda la información con detalle, con lo que la reflexión parece dejar lugar al sexto sentido.

Edward McCracken, ex director general de Silicon Graphics, abogó por la meditación cotidiana como la herramienta fundamental que debe emplear todo ejecutivo para desarrollar una capacidad instintiva que le lleve a tomar decisiones de forma exitosa

McCracken hablaba, por ello, de la importancia de no hacer nada, de dejar de lado la actividad para desarrollar esta capacidad, y el mejor camino para esto era introducir la meditación dentro del entorno corporativo.


Wisconsin Energy y la necesidad de meditar

Richard Abdoo, director general de Wisconsin Energy, tomó una postura similar a la de McCracken.

Siguiendo sus propias palabras: «Tienes que obligarte a ti mismo a pasar algún tiempo alejado del trasiego y el ajetreo del trabajo, para poder conectar de nuevo con la realidad, porque, en caso contrario, uno acaba perdiendo las riendas y generándose todo tipo de problemas»[4].


Relación neurológica entre la meditación y la productividad

Psicología y alto rendimiento

La relación neurológica entre la meditación y la productividad se manifiesta como una realidad evidente, convirtiendo la relación entre psicología y alto rendimiento en un hecho incuestionable.

El hecho de desarrollar la meditación disminuye notablemente los efectos de la ansiedad, el estrés y la duda, incrementando la atención y la capacidad de retención de información relevante, lo que influye de forma necesaria en la operativa de toma de decisiones en un entorno al que estamos siendo sometidos a elevados niveles de estrés y de información.

La meditación disminuye notablemente los efectos de la ansiedad, el estrés y la duda, incrementando la atención y la capacidad de retención de información relevante, lo que influye de forma necesaria en la operativa de toma de decisiones en un entorno al que estamos siendo sometidos a elevados niveles de estrés y de información.

Resulta lógico, pues la atención consciente implica un descenso de la actividad de la DMN −la Red Neuronal por Defecto− de la corteza cingular posterior y prefrontal, en contra de la TPN −la Red Orientada a Tareas−, que se activa más y favorece la focalización hacia objetivos y la disminución de la ansiedad y el estrés[5].

En suma, es indiscutible que psicología y alto rendimiento son dos elementos que deben ir de la mano.

Para ello, la meditación, el desarrollo de la atención plena y técnicas como la visualización activa, en la que imaginas situaciones a las que te vas a enfrentar con todos los detalles posibles y ejecutando tu actividad con éxito, son elementos que hace pocos años sonaban a brujería y hoy, sin duda alguna, están secundados por numerosos estudios como elementos que hemos de incorporar a nuestra actividad si queremos desarrollar un alto rendimiento, ya sea deportivo o profesional.


atenemi

Desde Atenemi esperamos que nuestro artículo de “Psicología y Alto Rendimiento” te haya sido de utilidad o, al menos, te haya llevado a reflexionar.

Ante cualquier necesidad o consulta sobre nuestros cursos, objetivos y métodos, recuerda que estamos a tu disposición.

¡Un abrazo!


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

[1] Cruz, J. (1992) El asesoramiento y la intervención psicológica en deportistas olímpicos. Revista de psicología del deporte, 2, 41

[2] Atreides, B. (1998) Culturismo Integral: Dimensión Interior y Sistema : el Culturismo Como Técnica Transformacional y Deportiva: Un Ensayo y Un Manual. Apóstrofe: Barcelona.

[3] Goleman, D. (1999) La práctica de la inteligencia emocional. Kairos: Barcelona.

[4] Ídem.

[5] Tang, Y.Y. et al. (2007) Short-term meditation training improves attention and self-regulation. Proceedings of the National Academy of Sciences; 104 (43)

No hay comentarios

Post A Comment