La utilidad de la meditación en el ámbito médico

beneficios de la meditación

La utilidad de la meditación en el ámbito médico

La utilidad de la meditación en el ámbito médico

Con los años, la utilidad de la meditación en el ámbito médico ha ido estableciéndose, no solo como una realidad, sino como un hecho basado en investigaciones científicas.

De este modo, lo que en su momento era impensable, hoy ya no lo es, de forma que técnicas relacionadas con la meditación, y lo que se denomina “Atención Consciente”, han ido aplicándose con mayor frecuencia, y naturalidad, en el ámbito médico.


Aplicación de la meditación en el ámbito médico

Tal y como hemos comentado, la utilidad de la meditación en el ámbito médico dejó de ser un tabú, para convertirse en algo normal.

Así, en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts[1], se han desarrollado programas Mindfulness que han resultado de extraordinario éxito para el tratamiento del estrés, la ansiedad, desórdenes de pánico, fibromialgia, psoriasis y dolor crónico. Casi nada.

“Programas de meditación en instituciones de prestigio, como la Universidad de Massachusetts, han sido de gran éxito para el tratamiento del estrés, la ansiedad, desórdenes de pánico, fibromialgia, psoriasis y dolor crónico”


Influencia de la meditación en el bienestar psicológico y físico

LA UTILIDAD DE LA MEDITACIÓN EN EL ÁMBITO MÉDICO

Numerosas investigaciones, enfocadas en la utilidad de la meditación en el ámbito médico, han reflejado datos que son sorprendentes.

Destaquemos algunos de ellos:

  • Técnicas que requieren relajación y atención consciente, tales como el yoga, tai chi, feldenkrais, y diferentes modalidades de relajación y concentración mental, han demostrado su relación con un incremento de los procesos cognitivos relacionados con la concentración, el estado de ánimo, la autoestima y con acciones relativas a un superior rendimiento empresarial y académico[2].
  • Se han mostrado evidencias palpables de la «influencia de la meditación en la plasticidad y actividad cerebral, en particular del área prefrontal, el hipocampo y las ondas alpha y theta», asociadas a la conciencia interoceptiva, la generación de emociones positivas y la atención[3], así como en lo relativo a la disminución del ritmo cardiaco[4].
  • El investigador Moulton[5], en un meta-análisis sobre atención consciente, bienestar general y funcionamiento cognitivo, demostró un efecto positivo y duradero de la meditación sobre el funcionamiento cognitivo.
  • También hay estudios[6] que han demostrado, mediante el llamado Método de Entrenamiento Integrativo Mente-Cuerpo, que los participantes consiguieron una disminución significativa de la ansiedad, la depresión, el enojo y un incremento del vigor físico.

Conclusión final

Piénselo un momento; el estrés, la ansiedad, la imposibilidad de tomar una decisión, el temor al rechazo, el miedo al fracaso, la influencia del grupo sobre nuestra conducta, no son más que elementos desarrollados y potenciados por nuestra mente, por una mente mal entrenada.

¿Se imagina de qué sería capaz un ser humano con una mente entrenada?

Al vivir en una sociedad centrada y enfocada sobre el elemento material, sobre la dictadura del acto, por así decir, lo intangible, pese a su relación con lo que después toma forma, se ha dejado de lado por mucho tiempo.

Bajo nuestro criterio, tenemos que poner fin a esto, ante todo por la incidencia positiva que el hacerlo tendrá sobre nuestras vidas, y, consecuentemente, sobre la vida de aquellos que nos rodean.

Las investigaciones sobre la utilidad de la meditación en el ámbito médico nos dan la razón.


Como siempre, un placer compartir nuestras reflexiones con vosotros. 

Espero que os haya sido de utilidad y, por supuesto, de interés.

¡Un abrazo de parte de todo el equipo de Atenemi!

Pablo Jiménez Cores, Psicólogo Social y Organizacional.


Referencias Bibliográficas

[1] Mason O, Hargreaves I. (2001), A qualitative study of mindfulness-based cognitive therapy for depression. British Journal of Medical Psychology 74, 197 – 212

[2] Cadwell, K., Harrison, M., Adams, M., Quin, R. y Greeson, J. (2010). Developing Mindfulness in College Students Through Movement-Based Courses: Effects on Self Regulatory, Self Efficacy, Mood, Stress, and Sleep Quality. Journal of American College Health, 58 (5), 433-442.

Mason O, Hargreaves I. (2001), A qualitative study of mindfulness-based cognitive therapy for depression. British Journal of Medical Psychology 74, 197 – 212

[3] Sánchez, X. (1999) Práctica mental y deporte ¿Qué sabemos después de casi un siglo de investigación? Revista de psicología del deporte, 8 (1) 21-38.

[4] Danucalov, M.A.D., Simões, R.S., Kozasa, E.H., Leite, J.R. (2008). Cardiorespiratory and Metabolic Changes during Yoga Sessions: The Effects of Respiratory Exercises and Meditation Practices. Applied Psychophysiological Biofeedback, 33, 77-81.

[5] Moulton, S. (2008). Meditation, Well-Being and Cognitive Ability: A Metaanalysis and Five Quasi-experiments. Harvard University. Graduate School of Arts and Sciences.

[6] Tang, Y.Y. et al. (2007) Short-term meditation training improves attention and self-regulation. Proceedings of the National Academy of Sciences; 104 (43)

No hay comentarios

Post A Comment