La visión humanista de la empresa

orígenes de la psicología industrial

La visión humanista de la empresa

La visión humanista de la empresa

Cuando hablo de la visión humanista de la empresa me refiero al movimiento que introdujo al ser humano en la ecuación organizativa.

A ese movimiento que logró que el hombre dejará de ser un mero engranaje.


La Primera Guerra Mundial

La visión humanista de la empresa

La visión humanista de la empresa dio sus primeros pasos tras la Primera Guerra Mundial y su terrible consecuencia: la devastación de Europa.

Así, a partir del trauma consecuente, surgieron dos personajes que revolucionarían el mundo de la empresa y que supondrían los máximos exponentes de esta nueva visión de la corporación: Elton Mayo y Douglas McGregor.

Si bien hay que destacar la distancia cronológica entre ambos; Mayo comienza a hacer sus aportaciones en los años 20, mientras que las “Teorías X e Y” de McGregor fueron publicadas hacia finales de los 50.


Mayo y la Escuela de las Relaciones Humanas

La gran revolución comienza con Mayo y con su Escuela de las Relaciones Humanas.

Gracias a Mayo se demostró que existe motivación más allá del salario y que era posible que el trabajador fuera más eficiente si era movido por factores ajenos al control del tiempo y la medición de las tareas.

“Fue Elton Mayo, como primer gran representante de la visión humanista de la empresa, quién demostró que había motivación más allá del salario”

Todo surgió cuando Mayo fue llamado por la planta Hawthorne, de la Western Electric, para ver si les podía echar una mano para entender qué estaba pasando en la base de la empresa.

Western Electric era bastante adelantada, para su época, en el trato que daba a sus empleados: disponía de una buena cobertura social, así como de entretenimientos varios.

No obstante, había un descontento generalizado y nadie, al parecer, se podía explicar a qué se debía, y menos partiendo de las tesis industriales de control de la iluminación, fatiga y otros elementos considerados clave para que el trabajador rindiera como debía, y que ya habían sido amplia y profusamente aplicados en la planta Hawthorne.

Tras una tediosa investigación, Mayo encontró que había otros factores, además de los denominados higiénicos[1], que estaban directamente relacionados con el rendimiento.


Los descubrimientos de Elton Mayo

“La satisfacción o insatisfacción del trabajador se derivaba, esencialmente, de su apreciación personal respecto a su posición social dentro de la empresa, y de lo que creía merecer en cuanto al salario”, de forma que “al tratar al trabajador como un mero par de manos alquiladas, y cuyos otros sentimientos, si acaso los tenía, podían ignorarse impunemente, los directivos despojaban al obrero de su dignidad y lo privaban de cualquier razón para querer cooperar más de lo que estaba obligado[2].

En otras palabras, “quedó completamente de manifiesto, para los investigadores, que la moral del grupo y las motivaciones personales fueron unos factores, de tal importancia, que llegaron a enmascarar por completo los efectos de la iluminación, ventilación y fatiga, que eran las variables estudiadas”[3].

Es decir, Elton Mayo dio las primeras evidencias científicas de que la empresa debe cuidar las relaciones entre los individuos y, por tanto, la organización no formal presente en la misma, tratando de que el empleado pueda satisfacer sus necesidades socioemocionales dentro del propio ámbito laboral.


McGregor, la Teoría X y la Teoría Y

McGregor va más allá y establece dos visiones del hombre, y del trabajador, ligadas al tipo de gerencia que la empresa desarrolle.

La Teoría X

La visión humanista de la empresa

De este modo, encontramos la Teoría X, afín a la concepción clásica de la Psicología Industrial, que entiende al hombre como un ente que:

  • Sólo puede ser motivado por el dinero.
  • Ha de ser controlado y gestionado por la organización.
  • Debe ser privado, en la medida de lo posible, de sus emociones, pues estas interfieren negativamente en el trabajo.
  • Tiene intereses antagónicos a los de la empresa.
  • Es incapaz de controlarse a sí mismo y solo se mueve por incentivos extrínsecos.

Dentro de la Teoría X tendríamos a cualquier empresa que al hablar de RRHH emplee indistintamente el término de “Personal”.

La Teoría Y

La Teoría Y es antagónica, tanto en su base como en el concepto del hombre que transmite a la dirección corporativa.

Por ello, integrada dentro de la visión humanista de la empresa, alteraría la forma en que esta gestionaría a sus empleados.

Según la misma, el hombre:

  • Puede tener automotivación.
  • Busca la autorrealización.
  • Puede encontrar satisfactorio el trabajo en sí.
  • Quiere autonomía.
  • Persigue responsabilidades y reconocimiento.

La Teoría Y es la teoría de la dirección por objetivos, del trabajador como ente responsable que no quiere ser tratado como una máquina.

“El ser humano, gracias a Mayo y McGregor, aparece en la empresa”


¡Un abrazo!

Os lo damos de parte de todo el equipo de Atenemi, como siempre.

Esperamos que este artículo, enfocado en el avance de los Recursos Humanos en la historia, así como en el surgimiento de la visión humanista de la empresa, os haya sido de interés.

Sin más, nos despedimos… ¡Y te deseamos un gran día!

Pablo Jiménez Cores, Psicólogo Social y Organizacional.


Referencias Bibliográficas

[1] Entendiendo tales como los ambientales; tipo de luz, ventilación adecuada, descansos suficientes, limpieza del área de trabajo, etc.

[2] Guevara, R., La gestión de las relaciones y la responsabilidad social empresarial, En <http://www.eumed.net/libros/2008c/438/Los%20Experimentos%20de%20Hawthorne.htm>

[3] Halloran, Jack, (1982). Relaciones humanas, Barcelona, Hispano Europea S.A., pág. 21.

No hay comentarios

Post A Comment