Formas de mantener una actitud positiva en el trabajo o Cómo ser(o no) el mejor en el trabajo

ATENEMI CENTRO DE FORMACIÓN - FORMACIÓN ONLINE - CURSOS ONLINE - Formas de mantener una actitud positiva en el trabajo o Cómo ser(o no) el mejor en el trabajo

Formas de mantener una actitud positiva en el trabajo o Cómo ser(o no) el mejor en el trabajo

Formas de mantener una actitud positiva en el trabajo o Cómo ser(o no) el mejor en el trabajo

Es posible que te sientas incapaz de cambiar de trabajo. Considera maneras de aumentar tu satisfacción en el trabajo cambiando tu forma de pensar al respecto.

Los españoles somos uno de los países europeos que más horas pasamos en el trabajo. Un tiempo que transcurre en la oficina o teletrabajando, y que en muchos casos supone más tiempo que el que pasamos con nuestros familiares y amigos.

Por ello es importante tener una actitud positiva en el trabajo, generar un ambiente cómodo, de colaboración, en el que sentirse a gusto. Pero ¿qué es la actitud positiva en el trabajo? Básicamente, se refiere a mantener una disposición optimista durante la jornada laboral, no solo dirigida a la actividad que se realice, sino también al resto de compañeros.

 

Cómo ser(o no) el mejor en el trabajo

Las exigencias que impone a muchas personas cierto tipo de sector o ambiente laboral hacen que muchos trabajadores sientan una enorme presión por hacer bien lo que tienen que hacer y se preocupen demasiado por cómo ser el mejor en el trabajo.

También se ven empujados a competir y destacar a toda costa para no “desaparecer” y poder tener lo que se considera una buena reputación profesional. Incluso aunque eso sea a costa de su bienestar psicológico.

Alimentar las actitudes negativas en el trabajo solo va a conducir a una situación de presión y estrés muy perjudicial para nosotros mismos


Mantener una actitud positiva en el trabajo

Todos queremos progresar profesionalmente y ser el mejor trabajador, signifique eso lo que signifique. Sin embargo, muchas veces y por diferentes motivos, transformamos esa ambición (sana y coherente) en una especie de codicia por conseguir más, llegar primero o ser los mejores. Tenemos que llamar la atención del mercado laboral sobre nuestras virtudes y nuestro rendimiento para que el mercado laboral no se fije en nuestros competidores antes que en nosotros. Y eso supone una enorme presión, ya que no es posible alcanzar gratuitamente esos estándares.

Consecuencias de la presión por ser el mejor trabajador

1. Insatisfacción permanente

2. Alerta constante

3. Ansiedad y estrés

4. Mala autoestima profesional


Reformulación para mantener una actitud positiva en el trabajo

1. Relativiza los “malos” resultados

El entorno laboral demasiado exigente nos hace desconectarnos de algo muy natural: la posibilidad de que a veces fallamos, o no alcanzamos un resultado tan bueno como el de la persona de al lado. Entonces se activan nuestros demonios sobre lo rezagados que nos estamos quedando, lo mal considerados que vamos a estar en el trabajo, las graves consecuencias que va a tener un hecho aislado que ha sucedido un día y que en absoluto debe ser tomado por el “todo” en nuestro trabajo…

No podemos entrar en pánico cada vez que no conseguimos cada pequeña cosa que nos proponemos para lograr lo que consideramos éxito profesional. No todo es trascendente ni relevante ni determinante.

Es importante combatir estos agobios relativizando, es decir, poniendo las cosas en su contexto y asignándoles la verdadera relevancia que tienen. Esto incluye relativizar la importancia que le damos a la idea de ser el mejor trabajador.

2. Mantener una buena relación con los compañeros

Como se apuntaba al inicio, en el trabajo pasamos la mayor parte de nuestro tiempo y es una buena ocasión para conocer a nuestros compañeros y construir equipo. Forjando las relaciones personales los resultados a la hora de trabajar también serán mejores, sabremos cómo tenemos que actuar con determinadas personas, conoceremos mejor sus habilidades y evitaremos que se generen momentos de tensión.

Algunas formas de fomentar la buena relación del equipo son, por ejemplo, participando en las conversaciones, compartiendo intereses y ayudando a los compañeros.

3. Ve poco a poco

Es obvio que hay carreras profesionales tremendamente exigentes y en las que hay que implicarse mucho si se quiere destacar (es decir, si se quiere tener éxito) y en las que conviene hacerlo pronto si uno no se quiere quedar atrás irremediablemente y quiere ser el mejor en su trabajo

No obstante, la mayoría de las carreras profesionales son, además de largas, lentas. Tienen muchos vericuetos, su avance está influido por muchos factores y, sencillamente, en ellas no por mucho madrugar amanece más temprano.

Ser trabajador, esforzarse y buscar el mejor resultado es magnífico, pero tampoco es garantía de un éxito rápido y seguro. Mejor ser más discretos pero lograr resultados sólidos y, si se puede, disfrutados (o no sufridos), que poner toda la energía averiguar cómo ser el mejor en el trabajo, sobresalir y ganarse un nombre sin que haya gran cosa debajo, como los bebés que quieren correr antes de caminar.

4. Evitar conflictos

En el día a día trabajamos con personas que tienen personalidades muy dispares y, quizá, fuera de la oficina no tendríamos una relación con ellas. Sin embargo, es importante saber distinguir y evitar discusiones o conflictos, que en nada van a ayudar a mantener un ambiente confortable. Procura resolverlos de una manera asertiva, sin perder las formas y buscando siempre un punto en común para ambas posturas.

5. Diseña un proyecto profesional adecuado para ti

Cuando lo único que queremos es ser los mejores en el trabajo tenemos un ojo puesto en nosotros y el otro (como mínimo) puesto en los demás. Y eso si no está toda nuestra atención puesta en el otro. Fijemos bien la mirada en nosotros, en averiguar cuáles son los objetivos profesionales que resultan coherentes y satisfactorios para nosotros en cada momento y dejemos a los demás que sigan su propio camino.

 

6. Cuidar las comunicaciones 

El email, el whatsapp u otras herramientas de comunicación que utilizamos para estar en contacto con nuestros compañeros, requiere que pensemos antes de escribir. Es importante construir una respuesta cordial, explicando cada punto y evitar siempre contestar en un momento de enfado o tensión.

Resolver los conflictos de una manera asertiva contribuirá a mantener un ambiente confortable y positivo

7. Manéjate con asertividad

Eso que llamamos “el sistema” o “el mundo laboral” siempre va a querer más de ti y va a planteártelo como si, además, fuera bueno para ti en cualquier circunstancia. Si logramos estar comprometidos con un proyecto profesional que tenga que ver con nosotros y con una idea del éxito que sea humana y saludable, entonces estaremos en una buena posición para decir “no” a una búsqueda del éxito demasiado exigente o inadecuada para nosotros, un éxito que no nos sienta bien y que pone en riesgo nuestro bienestar psicológico. Debemos conocer nuestros propios límites para ser capaces de soportar la presión externa por ser los mejores en nuestro trabajo, dar más y llegar primero.

8. Entender el sentido de las cosas (que haces) o construirse saludablemente una reputación profesional

A mayores de tener en cuenta estos consejos, también es importante centrarse en el porqué de las cosas. Es decir, los motivos que nos llevaron o nos llevan a desempeñar nuestro trabajo: ¿qué queremos conseguir con él?, ¿cuáles son nuestras metas?

Todo ello nos ayudará a mejorar nuestra actitud en el ámbito laboral y sentirnos más motivados. Algunas actitudes negativas nacen cuando vemos que el trabajo que realizamos no tiene sentido o no vale la pena. Alimentar este tipo de actitudes solo va a conducir a una situación de presión y estrés muy perjudicial para nosotros mismos.

Además, establecer conductas positivas genera importantes beneficios para la salud, ayuda a reducir el estrés, aumenta la productividad y el rendimiento, y ayuda a fortalecer los equipos de trabajo. Por lo que la importancia de la actitud positiva en el trabajo está relacionada directamente con el bienestar de los trabajadores.

ATENEMI CENTRO DE FORMACIÓN - FORMACIÓN ONLINE - CURSOS ONLINE - Formas de mantener una actitud positiva en el trabajo o Cómo ser(o no) el mejor en el trabajo

ATENEMI CENTRO DE FORMACIÓN – FORMACIÓN ONLINE – CURSOS ONLINE – Formas de mantener una actitud positiva en el trabajo o Cómo ser(o no) el mejor en el trabajo

 


Somos tantos “compitiendo”, queriendo hacernos visibles, labrando nuestras propias carreras que eso necesariamente nos hace pequeños unos a otros, nos invisibiliza. Por eso, aunque tenemos que resaltar nuestras cualidades para que se vean y las conozca quien las tiene que conocer, debemos ser conscientes de que eso tiene un límite, no debemos quemarnos ni inmolarnos en el altar de “destacar”, ser los mejores, los números uno, los más prestigiosos. Porque llevar a los hechos la pregunta de cómo ser el mejor en el trabajo es un saco sin fondo: nos estresa, nos impide disfrutar y nos deja siempre insatisfechos, al ser una carrera agotadora porque no acaba nunca.


¿Quieres saber más?

Estas 6 habilidades pedagógicas clave son, por nuestra experiencia, de especial utilidad.

Por supuesto, hay más habilidades para formar con eficacia. Ya iremos hablando de ellas más adelante.

Te mandamos un saludo, esperamos que lo expresado te haya sido de utilidad, y si tienes alguna necesidad o cuestión no dudes en ponerte en contacto con nosotros en:

Pablo Jiménez Cores, psicólogo social y organizacional.

formación y consultoríaCampus Atenemi

No hay comentarios

Post A Comment