Neurociencia y Recursos Humanos

Liderazgo y RRHH

Neurociencia y Recursos Humanos

Neurociencia y Recursos Humanos

Hoy vamos a hablar de Neurociencia y Recursos Humanos.

Vamos a partir de una serie de investigaciones realizadas desde el ámbito de la Neurociencia, las cuales considero muy interesantes y enriquecedoras para todos los profesionales que llevamos años dentro del mundo de los Recursos Humanos.

Dicho esto, pasemos a analizar algunas de estas investigaciones y los campos que se han abierto gracias a las mismas.


Neurociencia y Toma de Decisiones

El neurólogo Antonio Damasio, por medio de su Hipótesis del Marcador Somático, demostró la relevancia que tienen las emociones a la hora de tomar decisiones y que, pese a quien le pese, éstas no suelen tomarse desde una perspectiva racional.

Cuando tenemos la necesidad de tomar una decisión, se despiertan emociones subjetivas asociadas, provenientes de nuestra experiencia directa o indirecta, que generan respuestas somáticas, fisiológicas y hormonales, que nos empujarán hacia un camino u otro.

Damasio puso en evidencia que las decisiones, más aún si han de tomarse desde una situación de necesidad y premura, no son racionales, sino que están ligadas a aspectos fisiológicos y cerebrales, donde tiene mucho que ver la amígdala, la cingulada anterior y el hipotálamo.

Lo interesante es que estos aspectos pueden ser entrenados para tomar decisiones más certeras.

Nuestras decisiones están influidas, en gran medida, por aspectos emocionales.


Neurociencia, formación y desarrollo profesional

Ned Herrmann, como directivo de General Electric, y como gran investigador, se preguntaba por qué la retención e influencia de una formación, realizada por el mismo profesor y del mismo modo, era tan dispar entre los distintos empleados que habían asistido a la misma.

Herrmann, con el fin de descubrir el patrón que explicaba esto, así como por medio de las investigaciones de Roger Sperry y McLean, creó un modelo que representaba las cuatro preferencias cerebrales, en el que podían verse los cuatro “tipos” de cerebro presentes en cada persona, donde unos de esos cerebros, por decirlo así, pesaba más que los otros.

En suma, este modelo trataba de averiguar si la persona tenía una predominancia del área cortical izquierdo, el área límbico izquierdo, el área cortical derecho o el área límbico derecho.

Relacionado con esto elaboró un cuestionario, el HBDI, que reflejaba el cuadrante cerebral de mayor peso en cada persona.

Neurociencia y Recursos Humanos

Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:HBDI-Profil.JPG

Gracias a su modelo y su cuestionario la empresa podía comenzar a obtener unos indicadores que le permitieran llevar a cabo procesos de selección, promoción, desarrollo y formación con mayor eficacia.

¿Por qué?

Pues porque gracias a los resultados obtenidos se podía obtener información sobre la predominancia cerebral de la persona y, por tanto, de su personalidad y motivaciones naturales.

Así, se incrementaba la posibilidad de seleccionar al mejor candidato, según el tipo de personalidad que requiriese cada puesto, o establecer planes de desarrollo y motivación más ajustados a cada persona, entre otros beneficios.

Gracias a Herrmann la empresa podía comenzar a obtener unos indicadores que le permitieran llevar a cabo procesos de selección, promoción, desarrollo y formación con mayor eficacia.


Neurociencia y aprendizaje

El doctor en Neurociencia Francisco Mora, establece la emoción como la piedra angular del aprendizaje, pues es ésta la que mantiene la atención y el interés por aprender.

La emoción es la piedra angular del aprendizaje.

Siguiendo sus palabras:

«Las ideas, que son los átomos del pensamiento, que se elaboran en los circuitos neuronales de las áreas de asociación de la corteza cerebral, ya lo hacen impregnadas de significado, bien sea placentero, doloroso o de la amplia paleta de colores emocionales que constituyen el mundo humano.

Por tanto, la emoción es también un ingrediente básico del proceso cognitivo, del razonamiento, de forma que hoy llegamos entender que el binomio emoción-cognición es indisoluble».

El binomio emoción-cognición es indisoluble.

De estas tesis toma fuerza la necesidad de establecer formaciones y acciones empresariales dinámicas, multisensoriales, situacionales, centradas en la experiencia personal del educando y, en definitiva, que busquen la conexión entre las emociones y la cognición como un todo.


¿Quieres saber más?

Esperamos que hayas disfrutado de lo mencionado y que hayas adquirido algunas nociones interesantes sobre Neurociencia y Recursos Humanos.

Si quieres saber más, tanto en este aspecto como en otros relacionados con la psicología social y organizacional, el ámbito empresarial o el desarrollo personal, te invitamos a seguir nuestras publicaciones en asv360.com y atenemi.com.

No dudes en contactarnos en:

Por otra parte, si quieres respaldarnos en nuestro compromiso −distribuir conocimiento de calidad por todo el mundo hispano, útil y práctico para todos aquellos que se quieran desarrollar en la empresa o a nivel personal− te invitamos a suscribirte a nuestro canal de YouTube, realizar comentarios y compartir aquellas publicaciones que consideres de interés.

Que tengas un gran día.

Pablo Jiménez Cores, psicólogo social y organizacional. Socio de asv360 y cofundador de Atenemi.

formación y consultoría Campus Atenemi

 

 

No hay comentarios

Post A Comment